14/06/07

Máquina del Tiempo (Parte I)

Otro de mis más grandes deseos siempre fue retroceder o adelantar el tiempo, estoy segura que a muchos les pasa lo mismo. Ya sea para ver cómo eran las cosas en el pasado o futuro, o para solucionar algo de lo que se arrepienten o simplemente vivir algún momento importante nuevamente. Me inclino por la primera y última.

Eran las doce del mediodía, Chico y yo estábamos sentados frente al mar conversando sobre nada, algo cansados pero siempre ansiosos y optimistas. Decido meterme al agua y disfrutar un poco de la naturaleza (hermosa como siempre). Mientras estoy en el agua puedo ver a Chico husmeando en la arena con mucha impaciencia, me mira y voltea, me vuelve a mirar y me dice que salga corriendo. Al rededor veo gente común disfrutando del soleado día sin darse cuenta de lo que pasaba, es decir todo andaba muy normal, por lo que ver a Chico tan entusiasmado y al mismo tiempo asustado me causó curiosidad...decidí salir del mar.

Me quedo en silencio pero luego reacciono y avanzo hacia Chico quien me espera con una nueva sorpresa. Alguna vez han visto un reloj de arena?? pues yo nunca, pero esa fue la primera vez que vi tan cerca un reloj así. Era tan grande que sólo podía agarrarlo con las dos manos, era tan pesado que Chico y yo teníamos que sostenerlo juntos, era tan viejo que de sólo olerlo sentías el paso del tiempo en él...y así fue como todo empezó (ojalá nunca acabara)
Pusimos de cabeza el reloj con el fin de esperar que pasara el tiempo y ver cuánto duraba En ese momento todo empezó a dar vueltas, me sentía mareada y un poco dormida porque el movimiento era demasiado rápido, me sentía como en un remolino...de pronto caimos al suelo como si alguien nos hubiese soltado en el aire; no teníamos fuerzas para levantarnos de donde estábamos, sentí un poco de miedo.
Al mirar de reojo a Chico grande fue mi sorpresa: no estaba! No puede ser, me decía a mi misma, sola no es lo mismo. En ese instante siento que alguien me habla al oido, volteo y no veo a nadie pero sigo escuchando esa voz. Quién es, quise decir pero sólo escuché un maullido saliendo de mi voz. Qué es esto???? quise decir, y esa pequeña voz que me hablaba anteriormente me dijo: "Soy Chico, mírate en el reflejo de la ventana de esa casa". Cuando miré lo que se reflejaba en esa ventana pude ver un hermoso gato con una mariposa posada en su oreja.
Eramos Chico y yo
Continuará...

3 comentarios:

Andrés dijo...

El tiempo es lo único que no puedes detener o cambiar, todo lo que hayas hecho lo puedes corregir o cambiar si tienes la decisión de hacerlo, sin excusas.
Las cosas pasan por algo, en un momento te pueden haber parecido las mejores o peores, pero todo se dió para que en ese momento sucediera, no antes ni despues...ese fue el momento. Si no aprovechamos lo que tenemos ahora, después será tarde. La decisión es lo que hace la diferencia, es una mezcla de experiencia y atrevimiento.

La Nube dijo...

Tiene razón, las cosas pasan por algo y si no las arreglamos en el momento, el "después" puede ser muy tarde. Pero el hecho de vivirlo de nuevo o conocer lo que pasará es emocionante. Buen punto mi Chio

Marco dijo...

Yo también quiero una Máquina del Tiempo :(